DIFERENTES PERO ¿IGUALES?

diferencias-hijos-hijas
Encuentra las diferencias…

La semana pasada (y lo que llevo de mes), acudí a unas charlas y seminarios sobre igualdad. Quizás por eso, esta semana me haya animado a escribir el siguiente artículo. (…) De adultos, nos escandalizamos con las diferencias existentes en la sociedad entre hombres y mujeres. Pero yo me pregunto, si no seremos nosotros mismos los que las provoquen cuando empezamos a educar a nuestros pequeños.  

HIJO E HIJA

Acabo de tener una niña -aunque ya han pasado 5 meses-, y ya tenemos la “parejita”. Vaya por delante que aún no sé, ni vislumbro, si se comportarán de manera distinta con el paso del tiempo. Ya os iré contando. Pero cuando afirmo que somos nosotros los que vamos diferenciando sexos desde que son pequeñitos es por algo. Por cómo nos comportamos los mayores al respecto de ellos.

Por ejemplo. Con apenas un mes, ya se le han colocado los pendientes a la niña, cosa que con mi hijo fue impensable. ¿Acaso de adultos no pueden llevar pendientes tanto hombres como mujeres? ¿Qué sentido tiene el adornar a la niña con los “piercings”? Según me contestan -siempre mujeres-, mejor ahora que no sienten nada… Pero según mi opinión, eso es una tontería porque lo mismo podría aplicarse a los niños y no lo hacemos. Y os puedo jurar que LLORÓ el día que le hicieron los agujeros, así que sentir, si siente… Otra cosa es que nos de igual. (…) Aplicable también lo de ponerle un gancho en el pelo a las niñas, lazos y decoraciones similares…

EL ROSA DE CHICAS, EL AZUL DE CHICOS

¿Cómo nos les va a gustar el rosa a las chicas, si desde pequeñas les vamos envolviendo en ese color? Los complementos del carro, la ropa de bebé, los juguetes, los cuentos… Me gustaría poder hacer un experimento: Cambiar ese color por otro cualquiera que no tuviera nada que ver y comprobar, con el paso de los años, si realmente mi hija se siente identificada/encasillada con el rosa o no. (…) Personalmente, no encuentro mucho sentido a “llenar la vida de rosa” de las niñas y creo, que estarían igual de monas con cualquier otro color. Curiosamente, son más las mujeres -al menos desde mi experiencia-, las que se emperran en seguir con el mismo patrón. Luego no nos podemos extrañar de que los niños, que son muy observadores, asocien ese color con el sexo femenino y nunca jamás quieran ponerse algo ROSA. Puro prejuicio.

Volviendo con el tema de la igualdad… Yo por ejemplo, no me explico cómo nos escandalizamos de adultos con las diferencias sexistas y luego permitimos que desde bien entrados en el colegio/guardería, seamos totalmente indiferentes a la segregación que se establece entre batas ROSAS y AZULES. ¿Eso nos da igual? ¿Por qué no desde niños se opta por un color “neutro” para que todos los peques entiendan de una vez que no hay diferencias entre niños y niñas? (…) Que sí, que soy consciente de que SIEMPRE existirán rasgos distintivos entre chicos y chicas, pero como hemos dicho estos días en las charlas:

No podemos permitir que las diferencias entre hombres y mujeres desemboquen en DESIGUALDAD.

ADAPTARSE A LA SOCIEDAD O CREARLA

Hace unos meses, en la clase de mi hijo, hicieron un juego que era ponerse la cara -una pegatina de ellos-, en la ropa de “aldeano” que quisieran. Había ropa “masculina”; chapela, chaleco, alpargatas etc… y había ropa “femenina”; vestido rojo con falda y pañuelo al cuello… (…) Tanto niños como niñas, pusieron sus caritas en el lugar que más les gustó sin darle importancia al género.

juego-clase
Los niños no ven esta separación, hasta que la inculcamos…

Cuando llegamos los padres, estando los niños delante, muchos de ellos exclamaban -y reían-, cuando veían caras de niña “en el cuerpo de hombres” y viceversa. Lo peor de todo era ver cómo algunos trataban de rectificar señalando a su hij@ que se habían equivocado al colocar su rostro en el “sexo” que no correspondía. (…) ¿Qué necesidad había de hacerlo? Todos los alumnos se divirtieron con el ejercicio e hicieron SU ELECCION con el criterio que ellos hayan querido. ¿Quienes somos nosotros para juzgar lo que a ellos les gusta o no?

REFLEXION

Quiero decir con todo ésto. Que con este tipo de actuaciones, no podemos luego escandalizarnos con otros temas referentes a discriminación, desigualdad, etc. etc. Tenemos que seguir un principio de COHERENCIA, y si seguimos un patrón “machista”, no sorprendernos el día de mañana con la conducta que adopten nuestros pequeñajos y pequeñajas al respecto de cómo hemos actuado cuando eran pequeños.

Mi hijo dice que el ROSA es de chicas… y todo porque un niño más mayor, se montó con él en la noria de fiestas de Bilbao y le dijo que no le gustaba ese sitio -rosa-, PORQUE ERA DE NIÑAS. Nunca jamás nosotros le hemos hecho comentario al respecto, pero… Esas cosas calan y si no tenemos cuidado y educamos, al final se van transmitiendo casi sin querer…

LO REALMENTE IMPORTANTE

Para mí, lo que realmente me importa a la hora de educar tanto a mi hijo como a mi hija, es que adquieran la suficiente autoestima y valores para que siempre sean felices y estén a gusto con las decisiones que tomen en todos los aspectos de su vida: Imagen, pareja, sexo, creencias…

Creo que ese es el auténtico trabajo -duro por otra parte-, que nos toca hacer como padres, y no tratar de juzgar ni influir para que nuestros hijos e hijas acaben siendo como nosotros queramos. Quizás sea esto lo más difícil de asumir como progenitores, pero en el fondo, pienso que es así.

VIDEO PARA PENSAR DE REGALO

OPINION

Volvemos a “enseñar” mal con videos como éste, no se trata de que un hombre no puede pegar a una mujer… NO PUEDE PEGAR y punto. También me gustaría ver cómo se comportan esos niños con una chica que no “fuera de su gusto” y la respuesta inversa, la de niñas juzgando a un chico (con las versiones “mono” y “no mono”) y viendo si reaccionan igual con el requerimiento de pegarle… Puede que la intención esté correcta, pero también mandamos un mensaje de desigualdad y de “superioridad” del hombre sobre la mujer… Mmmmmmm. Dá que pensar, ¿Verdad? Lo fino que hay que hilar para cambiar las cosas.

Un saludo a tod@s
JFI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *