FRUSTRACION: CAPITULO 1

frustracion-mejora-personal

Si hace unos días hablaba del ENFADO, hoy toca comentar algo muy ligado a esa emoción. Tanto, que a veces confundimos una con otra o pensamos que una es consecuencia de la otra. ERROR: La frustración, tal y como veremos ahora, también es una EMOCION que tiene su función y conviene reconocerla a tiempo para aprovechar sus “señales” y actuar convenientemente… 

FRUSTRACION

Acción o efecto de FRUSTRAR:

  1. Privar a alguien de lo que esperaba.
  2. Dejar sin efecto, malograr un intento.
  3. Dejar sin efecto un propósito contra la intención de quien procura realizarlo.   (R.A.E)

Según estas acepciones de la RAE, parece como si el echo de “frustrar” fuera algo que decidimos hacer a los demás. Sin embargo, en el plano emocional, es una emoción interna que nada tiene que ver con efectos exteriores. (…) Como cualquier emoción que percibimos, es algo totalmente interno y que deberíamos conocer y saber controlar para lograr un mayor bienestar.

Así pues. Pasemos a tratar de explicar en qué consiste la frustración para luego, saber reconocerla y aplicar las técnicas que consideremos adecuadas…

  • Queremos que el niño coma y no lo conseguimos
  • Queremos realizar una venta y no logramos cerrar ese pedido
  • Queremos ir al cine y no sacamos tiempo para ello

Pongo tres ejemplos pero en resumidas cuentas el problema que trato de abordar es el siguiente:

“— Queremos “algo”, pero no lo logramos por mucho que lo intentemos.—“

Aquí lo fundamental para saber qué es la frustración son 3 elementos:

  1. Un objetivo (ese “algo”).
  2. Los intentos que hacemos para alcanzarlo.
  3. El fracaso sucesivo.

ENFADO no es lo mismo que FRUSTRACION

Tal como vimos en el pasado artículo. Enfadarse es una emoción que trata de ayudarnos a superar un objetivo. Enfadarse, ojo, no es mostrar externamente con violencia nuestra emoción (eso sería un SECUESTRO EMOCIONAL o una pérdida de control de nosotros mismos -no es lo mismo enfadarse, que mostrar nuestro enfado). Así pues, nos podemos enfadar si nuestro pequeño deja el plato sin comer, no realizamos una venta o no conseguimos acudir a la sala de cine tal y como deseábamos en ese momento.

Si la situación se repite al día siguiente -o al siguiente intento-; nos volveremos a enfadar (puede que en mayor medida). Seguimos sin que el niño coma como deseamos, sin hacer esa venta y sin ver esa película.

Si día tras días -intento tras intento-, ocurre lo mismo y hemos actuado “como siempre hemos hecho o de la misma forma”, seguramente cansados ya de enfados, empezaremos a sentir cosas “desagradables” en nuestro interior y ese es, PRECISAMENTE, EL MOMENTO EN QUE ESTAMOS ABRAZANDO LA FRUSTRACIÓN.

“La frustración, no es otra cosa, que el aviso que nos da nuestro sistema emocional para decirnos que estamos repitiendo o haciendo las cosas REITERADAMENTE MAL para alcanzar nuestro objetivo.”

He marcado en el anterior párrafo lo de “como siempre hemos hecho”, porque la frustración, efectivamente, tiene la misión de avisarnos de que, eso que estamos haciendo NO FUNCIONA, así que tendríamos que intentarlo de otra forma para lograr nuestro objetivo. Ni más, ni menos.

  1. Cambiar el menú o la forma de darle la comida al niño o niña
  2. Cambiar de tácticas de negociación a la hora de cerrar una venta.
  3. Organizarse de otra forma para sacar tiempo para el cine… etc.

No siempre daremos con la tecla adecuada. Pero lo importante, es detectar que estamos FRUSTRADOS, saber qué es lo que nos está indicando y actuar en consecuencia.

PELIGROS DE LA FRUSTRACION

El desconocer esta emoción, puede suponer que desviemos nuestra atención del objetivo y nos sintamos aún peor:

  • Culpando a terceras personas de lo que nos ocurre.
  • Enfadándonos desmesuradamente y buscando una solución errónea a nuestro problema.
  • Entrando en fases de ansiedad al ver que no logramos lo que queremos y ANTICIPANDO (veremos ésto otro día) consecuencias infundadas.
  • Incluso en estados depresivos o baja autoestima por sentirse como un inútil al no alcanzar nuestras metas.
COMO AFRONTAR LA FRUSTRACION

Desde luego, cada personas es un mundo y afronta la misma de diferente forma. Los hay creativos que inventan mil maneras y formas para llegar a sus metas (FIJAOS SI NO EN EL COYOTE), los hay perseverantes y pacientes que saben que llegaran a su objetivo sin perder la esperanza… Los hay que anticipan los problemas y resuelven antes de que éste se produzca…

Veremos más adelante técnicas o consejos para afrontar esta emoción.

NOTA

Es muy importante entender que la frustración es consecuencia de los intentos que realizamos para la consecución de un objetivo. Puede conllevar enfado, malestar, tristeza etc. Pero no hay que confundir estos “sentimientos” cuando se producen al NO HACER NADA al respecto de las cosas que queremos… A eso se le llama PROCASTINAR y nada tiene que ver con la emoción de hoy… Ya hablaremos de ello otro día, que es un tema apasionante.

VIDEO

Un saludo a tod@s
JFI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *